El intermediario de negocios internacionales es una figura fundamental durante la importación y exportación de productos. Es el que hace el proceso de abastecimiento y encuentra el proveedor ideal para fabricar el artículo, el cual será revendido en otro país.

Esta persona tiene un desafío importante: estar en contacto con el proveedor asiático (región elegida para fabricar los productos). Además, tiene una gran responsabilidad, ya que a menudo debe garantizar la viabilidad financiera del negocio tanto al comprador como al proveedor.

El intermediario acompaña el proceso de envío del artículo a su cliente, garantizando que todo llegue correctamente. Trabajar con sourcing es una actividad que, a pesar de gastar bastante energía, llama la atención de las personas que tienen interés en emprender.

Existen dos modalidades de trabajo en esta área: la primera, es la que consiste en que el cliente de ese intermediario es responsable del pago y asume todas las responsabilidades, incluso las referentes impuestos de importación.

La segunda, es la cual se puede contar con la ayuda de una empresa estadounidense para reducir considerablemente sus costos.

En este artículo, se mostrará que usted puede vivir en latinoamérica e incluso trabajar con sourcing asumiendo esa responsabilidad financiera, con el auxilio de una empresa americana.

De esta manera, contará con más facilidades tributarias, que al final de cuentas traen un mayor retorno financiero para su negocio.

Aquí se colocará un ejemplo ficticio para que usted pueda entender:

Cómo una empresa de sourcing de Latinoamérica trabaja:

Jorge es un intermediario de negocios internacionales con oficina en latinoamérica. Él constantemente viaja a China con el objetivo de encontrar nuevos productos y proveedores en el segmento de lámparas de LED. En latinoamérica, cuenta con varios clientes, que compran sus lámparas para luego distribuirlas en mercados o tiendas de materiales de construcción.

Su rutina de trabajo es básicamente la siguiente: Jorge ya tiene un grupo de clientes fijos y sabe cuáles son los productos que ellos desean. Por lo tanto, entra en contacto con proveedores chinos de calidad, que van a producir esas lámparas.

Él acompaña de cerca este proceso, para saber cómo anda la producción de las piezas.

Cuando esos productos quedan listos, Jorge hace el pago y realiza un proceso de importación de los materiales para latinoamérica, para que dichos productos lleguen con regularidad al país.

Él paga impuestos referentes a la importación, que giran alrededor del 60% del valor de las lámparas. Después de eso, encamina las mismas a los distribuidores (sus clientes) y paga más impuestos, esta vez relacionados a la venta.

Por esta serie de impuestos, recibe un poco menos de lo que desea, o bien necesita aumentar el valor para su cliente, compensando así los gastos con tributos.

Jorge podría recibir más, si tuviera su empresa en Estados Unidos, y no en latinoamérica.

Ahora, como una empresa de sourcing en los EE.UU trabaja:

Jorge tuviera una empresa en Estados Unidos en vez de en latinoamérica, podría recibir más al final del proceso. Sus proveedores y clientes seguirían siendo los mismos. La única diferencia sería que su sourcing se registra en los EE.UU. y el importador en latinoamérica es directamente su cliente.

Con una empresa de sourcing americana, el trabajo de Jorge sería básicamente el mismo. Él encuentra buenos proveedores y los desarrolla, para que todas las lámparas producidas lleguen con el estándar de calidad de latinoamérica. También sabe cuáles son los elementos que sus clientes desean revender y seguir de cerca la producción.

La diferencia es que cuando Jorge va a hacer el seguimiento de las lámparas a latinoamérica no necesita pagar ese impuesto altísimo referente a la importación. Esto es porque la tributación de las empresas estadounidenses es diferente a las de latinoamérica.

El impuesto que Jorge va a pagar es el referente a sus ganancias.

El dinero entra en la cuenta de la empresa de Jorge y con esa cantidad él realiza viajes para visitar a sus proveedores y clientes. También paga el equipo de marketing, contabilidad y todas las áreas relacionadas con su empresa. Sólo lo que queda como ganancia – después de que todos esos pagos sean realizados – serán guardados.

Esto garantiza que la empresa estadounidense de Jorge pague menos impuestos como un todo. El resultado es que consigue poner más dinero en su bolsillo, además de tener la posibilidad de vender sus lámparas con un valor más competitivo.Un simple detalle relacionado al lugar donde esta empresa es registrada cambia completamente el valor que ella factura y paga al final de un año fiscal.

Un recordatorio: para operar en ese modelo, los clientes de Jorge necesitan obligatoriamente tener una empresa de importación en latinoamérica.

¿Por qué vale la pena tener empresa en los Estados Unidos para hacer intermediación de negocios?

El ejemplo que trajimos ya muestra como es ventajoso tener una empresa en los Estados Unidos para facilitar su trabajo de sourcing.

A continuación, separamos las principales ventajas de contar con la empresa estadounidense.

Usted negocia en dólar
El primer beneficio de tener una empresa en Estados Unidos para hacer intermediación de negocios en China es la negociación en moneda extranjera.

Usted no tiene que hacer conversiones a la moeda de su pais o bien quedarse con la fluctuación del dólar. Su cliente también puede hacer el pago en dólares para usted. De esta manera, todo el proceso continúa en la misma moneda.

Evitar el pago de una cantidad de impuestos extras
Al tener una empresa en latinoamérica, usted necesita pagar un impuesto al realizar la importación del artículo. Después de eso, va a pagar de nuevo un porcentaje del valor de su producto en el momento en que sea revendido a su cliente.

Con la empresa en los Estados Unidos, usted corta una de esas bandas de cobros. Esto se debe a que en los nortamérica sólo se paga el impuesto sobre el beneficio, no sobre el importe total facturado, lo que abre la posibilidad de comenzar negocio en otros países.

Además de facilitar las negociaciones con China
Tener una empresa estadounidense le abre un abánico de opciones para cerrar negocio con proveedores de EEUU. Esto te da la posibilidad de vender artículos americanos no sólo para latinoamérica, sino también para otros países.

Imagine que usted vende piezas de repuesto para las máquinas agrícolas, que se venden a un precio más económico en los Estados Unidos. Además de latinoamérica, empresas de otros países también se beneficiarían de ese producto.

En el modelo tradicional, usted tendría que importar el producto de los Estados Unidos a latinoamérica, pagando todos los impuestos de esa transacción. En consecuencia, debería exportar esos productos a Argentina, Bolivia, Uruguay, etc. también lidiar con los impuestos para retirar el artículo del país.

El resultado sería un gasto innecesario, además de una gran pérdida de tiempo. Con la empresa en los Estados Unidos, es posible encaminar el producto directamente al destino final, sin que él necesite pasar por latinoamérica. La Company Combo, por ejemplo, cuenta con almacenes en los Estados Unidos y hace todo el encaminamiento necesario para los clientes de Latinoamérica.

De esta manera usted, intermediario de negocios internacionales, no tiene que preocuparse por la logística de los elementos en sí. Su papel es asegurarse de que el proveedor de las piezas sea bueno y encuentre compradores para los productos.

Su empresa se vuelve más competitiva
Al mantener una empresa en latinomérica, usted tendrá más costos con impuestos. Para compensar este valor, obviamente su empresa necesita revender el producto a los clientes a un precio más alto. Al tener una empresa americana haciendo todo el proceso de importación, usted tendrá un ahorro considerable en el valor final.

Esto te da la posibilidad de negociar precios más interesantes con el potencial cliente. Al ofrecer un costo más bajo por un producto de calidad, usted tiene una ventaja competitiva en relación a otros proveedores de la misma área que operan en latinoamérica. El resultado es que su cliente también ahorra. Dependiendo del segmento atendido, esto puede generar un control de costos considerable.

Al final, todo el mundo sale ganando: usted, que recibe más, su cliente, que ahorra, y hasta el consumidor final, que va a recibir el producto con un precio más interesante.

Al leer estos ejemplos usted se dio cuenta de que contar con una empresa en los Estados Unidos puede traer una ventaja competitiva a su negocio de sourcing.

A continuación, haga clic aquí para saber cómo proceder con la apertura de una empresa en los EE.UU. en menos de 30 días.