El tiempo de entrega está ganando cada vez más peso entre los consumidores y tener un proceso logístico eficiente puede ser la clave para el éxito de su e-commerce en el extranjero. Entienda cuáles son los mejores procesos logísticos para sitios internacionales.

*Contenido desarrollado por EBANX y Company Combo.

Una de las principales preocupaciones de los empresarios para ampliar la venta de sus e-commerces en el exterior es el proceso logístico. Según una investigación realizada por Google Trends, el 81% de los consumidores en línea tienen su decisión de compra influenciada en el tiempo de entrega-prometido por el e-commerce. Por lo tanto, es necesario estar preparado para atender a las urgencias de consumo de estos clientes que cada vez son más exigentes y apresurados.

En este caso, es necesario desconstruir el estigma aplicado a la logística y comprender algunos detalles fundamentales a la hora de planificar la estrategia de su e-commerce.

¿Por dónde empezar?

shutterstock_708817909

Para saber qué debe tener en consideración para la planificación logística de un e-commerce, conversamos con Diego Sampaio, especialista en logística y socio de Company Combo, empresa Americana que trabaja para posibilitar que empresarios y emprendedores realicen negocios globales a través de los Estados Unidos.

Buena parte de los e-commerces Latinoamericanos, como explica Sampaio, trabajan con un sistema de procesamiento de pedidos propio o haciendo cross docking para productos de mayor valor agregado o grandes dimensiones y peso. Cross docking, es una operación logística sin almacenamiento de terceros, es decir, el cliente realiza el pedido y, después de la confirmación del pago, el proveedor envía el (los) producto (s) al centro de distribución, y luego se envía el pedido al consumidor final.

Sin embargo, Sampaio comenta que “siguiendo las tendencias del mercado americano y europeo, muchos e-commerces se están renovando y comenzando a subcontratar a empresas especializadas en fulfillment para el procesamiento de pedidos. Estas empresas son responsables del almacenamiento de los productos, recepción y separación de los pedidos, enviarlos al consumidor y volviendo al sistema de ventas con el número de seguimiento.

La principal ventaja en la utilización de un método propio de procesamiento de pedidos está en la flexibilidad. Ya en la tercerización, usted tiene la ventaja de tener costos fijos variables, ya que no tiene que preocuparse por contratos de arrendamiento o contratación a largo plazo, así como por la especialización que le permite concentrarse en áreas estratégicas de su operación mientras que un tercero especializado en el proceso, se ocupa del área operativa y la relación con los socios de transporte.

Sampaio también indica una tercera opción de estructura, Dropshipping que, como explica el especialista, “además de la metodología de ventas es una metodología logística que ha ganado mucho espacio en el comercio electrónico global, en el que los comerciantes trabajan el 100% con inventarios de terceros, sin tener ningún producto en stock”. En este caso, cuando se realiza una venta, el pedido se pasa directamente al distribuidor, que se encargará del proceso de producción y entrega en su totalidad.

¿Y el flete?

shutterstock_722035285

Además de decidir el sistema de procesamiento de pedidos que va a guiar su operación, es necesario entender las características de los tipos de flete. Entre los más utilizados están el flete aéreo y el flete marítimo (por contenedores). Al comparar los dos procesos, Sampaio apunta que el sistema aéreo es más caro, pero considerablemente más rápido. “Mientras que un contenedor marítimo tarda alrededor de 20 a 25 días para salir de Brasil y llegar a Estados Unidos por ejemplo, el avión hace la ruta en un plazo de 1 a 2 días.” Por eso, el flete aéreo es indicado para cargas menores y más leves o que necesitan una entrega rápida. La entrega marítima, como hablamos, es más lenta, pero el costo es claramente menor.

La decisión del tipo de flete es esencial para establecer el plazo de entrega. Para esta elección, “es necesario tener en cuenta el tiempo de transporte desde el pedido de la fábrica hasta el punto de salida del país de origen, el tiempo de verificación de los documentos de exportación, el tiempo de transporte hasta el país de destino, el tiempo de verificación de los documentos de importación y el transporte hasta el cliente “, sugiere Sampaio.

Si utiliza servicios como DHL, UPS o Fedex, por ejemplo, el tiempo total del proceso generalmente es inferior a 5 días laborables (considerando todos los pasos). Este plazo es corto, pues estas empresas ya poseen sus agentes y despachadores entregando una solución completa de transporte internacional.

Pero ¿qué pasa con los asuntos legales y arancelarias?

shutterstock_1005796696

Sampaio explica que, en general, todo proceso de importación o exportación requiere el proceso de despacho de aduana ante los órganos de fiscalización, como los ingresos federales. En este momento se verificarán los asuntos fiscales y se pagarán los impuestos o tasas necesarias.

En algunos países de Latinoamérica, una empresa necesita autorización gubernamental para importar, mientras que el proceso de exportación se simplifica. Además, existen beneficios fiscales para la exportación de productos y servicios como consultoría o procesos relacionados con la tecnología, por ejemplo.

Los asuntos legales son muy variables. Por eso, Sampaio recomienda el acompañamiento de un buen profesional de despacho aduanero para determinar la clasificación fiscal de sus productos y los requisitos tanto para el transporte como para la entrada en otros mercados. Pero, en general, se exigen los documentos fiscales: factura (invoice), listado de los productos, cantidades y dimensiones (packing list), conocimiento de embarque (documentos de transporte) y los documentos legales de registro / autorización de cada país.

Conclusión

Para definir el proceso logístico de su e-commerce, usted necesita ser consciente de las particularidades legales de cada país en que venderá sus productos para cumplir siempre con la legislación vigente. Además, mida el costo x beneficio entre tamaño y peso de la carga x tiempo de entrega para la decisión del flete. Los productos más pequeños en pequeñas cantidades pueden enviarse sin costos estratosféricos, pero para cargas grandes con productos pesados o que necesitan mucho espacio, se recomienda el flete marítimo. Cuando se trata de elegir si subcontratar o asumir el procesamiento de pedidos, piense en la expansión de su negocio, en la necesidad de inventario, en los costos que tendrá y en la demanda profesional que el proceso se convertirá.

Es necesario entender el momento de la empresa y si está lista para absorber ese proceso, centralizar el contacto con el cliente y la atención de las entregas o si es mejor entregar este proceso a una empresa especializada y concentrarse en los demás aspectos de su negocio.

Ana Vieira – colaborador en LABS – Ebanx (clic aquí para el contenido original)