Marcel Eberle es empresario y fundador de Marétoa, un e-commerce de trajes de baño fundado en Brasil y que opera en el mercado norteamericano desde hace tres años. A continuación, Marcel nos cuenta su experiencia al expandir su empresa a Estados Unidos.

¿Cómo se le ocurrió la idea de expandir su empresa a Estados Unidos?

Cuando la idea surgió, mi mujer y yo llevábamos ya aproximadamente 4 años operando con Marétoa en Brasil. Al vender principalmente ropa de playa, nuestras ventas naturalmente se reducen a menos de la mitad en invierno, lo que supone un problema para el negocio.

Buscando soluciones para esto intentamos incluso vender pijamas, sin embargo, nuestro público estaba tan comprometido con nuestros bikinis que la estrategia no funcionó.

Luego, en un viaje que hicimos a los Estados Unidos nos dimos cuenta de que estábamos gastando dinero en dólares mientras ganábamos en reales brasileños; esto me hizo pensar “¡nuestras cuentas no están cuadrando!”.

Fue aquí cuando surgió la idea de comenzar a ganar también en dólares, una moneda fuerte y estable. Además, para dicho momento el escenario político brasileño ya era incierto y no sabíamos muy bien cuál sería el desenlace de los acontecimientos ni cómo se verían afectados los brasileños en el futuro; no queríamos estar a merced de eso.

Esto nos hizo pensar: “bueno, si nos vamos a Norteamérica, podemos vender todo el año. Cuando aquí en Brasil es invierno, allí es verano. Además, no estaríamos sujetos a las variaciones e inestabilidades de un solo mercado”.

Empezamos a investigar y encontramos el contenido de Company Combo explicando todo el proceso de expansión de un negocio a los Estados Unidos.

Estuvimos un par de meses estudiando nuestras opciones y luego de acordar una llamada con los expertos de la empresa nos decidimos. ¡Hagámoslo!

¿Cómo fueron los primeros pasos?

Todo el proceso de apertura se hizo a través de Company Combo. Luego, fuimos a Estados Unidos a abrir la cuenta bancaria. En aquella época aún era necesario ir en persona al banco para hacer este trámite, ahora ya no es necesario.

Empecé a desarrollar la web, hice las integraciones con Amazon para poder vender también a través del marketplace, y procedimos a preparar un envío inicial de aproximadamente 1000 productos; programamos nuestro viaje para llegar al mismo tiempo que los productos y permanecer unos 30 días en el país para ver de cerca este periodo inicial de la empresa en suelo americano.

¿Cuáles fueron los desafíos?

Recuerdo que en el primer envío tuvimos una pérdida inesperada. La empresa responsable de este envío perdió la factura comercial (no sé cómo) y los productos llegaron solo con la factura brasileña.

Esto hizo que un producto que tenía un valor declarado en la factura de R$10.000 era registrado como un producto con valor de U$10.000. Por esto tuvimos que pagar un 25% de impuestos sobre un valor mucho más alto que el valor real de los bienes.

¿Cómo fue el comienzo de esta nueva operación en Estados Unidos?

Al principio era más complicado, puesto que aunque gastábamos en dólares aún no percibíamos ganancias. Recién llegábamos a Estados Unidos y los gastos se acumulaban sin tener a su vez resultados significativos en ventas.

¿Cómo fue la inserción de la empresa en el mercado norteamericano?

En ese momento se siente un escalofrío en el vientre. ¿Cómo se puede hacer publicidad para un mercado como este? Todavía no lo sabíamos. Empezamos con cuentas en Instagram y Facebook, siguiendo a personas que interactuaban con marcas de trajes de baño para hacernos un poco más visibles.

También colocamos anuncios en Facebook Ads, dirigiéndonos a los brasileños residentes en Estados Unidos.

Al principio, nos dimos cuenta de que los productos no se estaban vendiendo, así que decidimos ajustar algunas estrategias. El primer ajuste lo hicimos al valor del producto, reduciéndolo en unos U$20, ajuste anunciado como promoción, dándonos mejores resultados.

Poco después empezamos a hacer publicidad también para los norteamericanos y fue allí dónde la empresa comenzó a crecer, triplicando nuestro crecimiento en tan solo un año.

¿Qué les diría a los empresarios que están pensando en hacer negocios en Estados Unidos?

Yo le diría a la gente que lo haga. Hay grandes posibilidades de que esta nueva aventura funcione, ya que el mercado norteamericano está hecho para el éxito. Además, vender en Estados Unidos es mucho más sencillo que vender en Latinoamérica, puesto que todo está automatizado.

¡Company Combo nos ayudó mucho en todo el proceso, desmitificando este monstruo que es operar en un mercado totalmente desconocido!

¿Quiere saber más sobre los servicios de Company Combo? Contacta a nuestro equipo de expertos, ¡estamos para ayudarte!